06.03.2018 |

“Queremos salir de la comodidad, ser universitarios en salida"

Gastón Rosano y Santiago Silva Ledesma hablaron sobre los proyectos del VUM para este año

Desde hace unos días, en la entrada de la UM hay un folleto nuevo. De un lado, propuestas para el 2018: en abril, jornada de voluntariado en Minas bajo el título “Universitarios en acción” y semana de la lectura; en mayo, campaña de recolección de ropa de invierno; de mayo a agosto, Ollas; en agosto, el día del niño; en setiembre, jornada de pintura; en octubre, “Un encuentro con los demás”; y en noviembre, canastas navideñas. Del otro, fotos en blanco y negro, luces y sombras, de estudiantes con niños y personas mayores. Debajo de las imágenes, las palabras “Sé el cambio que querés ver en el mundo”.

Los responsables de estas iniciativas son los estudiantes y alumni que colaboran en el Voluntariado de la UM (VUM). En la siguiente entrevista, el coordinador general del VUM, Gastón Rosano, y el coordinador de comunicación, Santiago Silva Ledesma, hablan sobre el camino recorrido, la primera actividad de este año en Minas y el sentido del voluntariado para los estudiantes.

¿Qué conclusiones sacan del 2017? ¿Cuáles fueron los principales aciertos de las propuestas y en dónde ven que podrían aplicar cambios?

Santiago: En 2017 llevamos a cabo nuevos proyectos que generaban grandes desafíos para quienes coordinamos las actividades. El caso más significativo fue “Ollas”, una propuesta que busca acompañar a personas que se encuentran en situación de calle a través de la entrega de un plato caliente, ropa de abrigo, un rato de charla y viendo, de primera mano, los retos diarios a los que se enfrentan estas personas. La apuesta fue grande, comenzamos entregando 50 platos en la primera salida y, en la última, llegamos casi a 100. Esto implicó sumar más voluntarios, conseguir más donaciones para preparar más platos y conseguir más vehículos para recorrer las calles; todo con el proyecto ya en marcha. Pudimos ver que los voluntarios se involucraron de verdad con la idea y que tenían ganas de que se realizara durante más tiempo. Es por eso que, en 2018, las salidas aumentarán y serán durante los meses de mayo, junio, julio y agosto.

Gastón: Luego de finalizar el proyecto, vimos que los alumnos deberían participar de la evaluación general, por lo que les enviamos un correo pidiendo una devolución. Su respuesta fue de gran ayuda porque nos sugirieron cambios que nos orientaron para lograr mayor eficiencia en la actividad. Por ejemplo, aumentar la cantidad de platos de comida, poder disminuir el tiempo de espera, participar de forma más activa en la preparación y poder aumentar las salidas.

Otro de los resultados positivos fue el contacto de alumnos universitarios con preuniversitarios y alumni. A la hora de realizar las tareas previas a salir a repartir, no importaba quien era quien, sino el trabajar en equipo y esto fue algo muy valorado. Un ejemplo que nos quedó a todos fue que durante todas las salidas de Ollas había una estudiante de liceo que supo integrarse al equipo de trabajo, salir a repartir comida y eso derivó en que actualmente sea alumna de la Universidad y participe ahora en el equipo de coordinación del VUM.

La primera actividad del año académico implica cuatro días de voluntariado en Minas. ¿En qué consiste este proyecto?

Gastón: Este proyecto es algo que venimos pensando desde principios de 2017 en conjunto con el resto del equipo. La idea es poder resumir en cuatro días todas las actividades del año. La actividad se llevará adelante principalmente en el Colegio y Liceo Nuestra Señora del Verdún situado en la ciudad de Minas, Lavalleja. El colegio presenta una infraestructura muy venida a menos y la idea es poder darle color, revitalizar el lugar pintando puertas, muros, marcos de pizarrones y bancos entre otras cosas. Además, los estudiantes que participen harán visitas a personas mayores en el hospital de la ciudad o en casas de salud. Por último, armaremos una olla de comida para un merendero donde también realizaremos juegos junto con los niños del barrio.

Esta iniciativa tiene el nombre de Universitarios en acción”, ya que queremos ser universitarios en salida, no quedarnos en la comodidad de nuestras casas, sino salir y ensuciarnos las manos por el otro. Darle acción a nuestra vida de universitarios.

Santiago: Participará también el capellán de la UM, P. Xavier Masdeu, quien estará disponible para el acompañamiento espiritual de los alumnos, además de celebrar misa y dirigir un rato de oración por las tardes cada día. Desde el VUM proponemos este servicio para los alumnos que lo deseen, así como la posibilidad de ayudar a las personas que visitemos a acercarse a la fe.

Gastón, el año pasado explicaste cuál es la razón de que exista un departamento de voluntariado en la universidad y qué aporta a los alumnos. ¿Qué respuestas tienen de los estudiantes que participan en estas actividades? ¿Cómo proyectan su futuro laboral y personal luego de dar su tiempo para ayudar a otros?

Gastón: Las reacciones son muy buenas. El ambiente que se genera en las actividades es genial, se crea un clima cálido y de amistad. Vienen quizá sin conocer a nadie y en seguida comienzan a charlar. A esto ayuda que haya actividades variadas y las personas que participen roten. A su vez, toman como positivo el poder brindar sugerencias para mejorar los aspectos que no les gustan. Por ejemplo, en Ollas el año pasado hicimos un cuestionario de cosas a mejorar de la actividad, sugerencias que estamos considerando para este año.

Creo que lo que más aprenden es que lo que luego pueden volcar en su futuro laboral son los valores, como acercarse a otros o la empatía con los demás. Siempre digo que quien hace voluntariado o alguna actividad de contacto con personas genera un trato diferente con ellas, en otras palabras, sabe valorar aún más a la persona.

“Sé el cambio que querés ver en el mundo”. ¿Cómo explicarían el sentido de esta frase?

Santiago: Desde el Voluntariado de la UM buscamos generar un impacto positivo en aquellos a quienes ayudamos y en los voluntarios. Participar del voluntariado permite encausar la solidaridad en proyectos que abarcan diferentes temáticas, contextos y realidades, y que permiten el contacto con muchas personas. Por otra parte, forma parte de la vida universitaria en la que alumnos de la UM se conocen, comparten y se vinculan para el logro de objetivos en común, aportando los conocimientos adquiridos con sus estudios en la universidad.