08.04.2019 |

¿De qué nos hablan los cuadros?

Se inauguró el ciclo de Biblioteca en la noche con una conferencia a cargo de docentes de Historia del Arte

William Rey y Didier Calvar, profesores de Historia del Arte en la Universidad de Montevideo (UM) y en la Universidad de la República (UdelaR), fueron los responsables de la apertura del ciclo Biblioteca en la noche, organizado por la Biblioteca de la UM. El encuentro tuvo lugar el pasado miércoles 3 de abril y los docentes brindaron una conferencia titulada “¿De qué nos hablan los cuadros?”.  

Rey comenzó su exposición señalando la capacidad que tienen las obras de arte de re-semantizarse por el carácter polisémico que éstas tienen. Un cuadro, como cualquier obra de arte es, no solo la expresión de los sentimientos del creador, la técnica aplicada, los colores predominantes en la obra, sino también las ideas y los valores de una época que aparecen representados en ella. Y, con el paso del tiempo, la obra se va nutriendo de elementos externos como es la mirada de los críticos, el análisis de los historiadores del arte y el sentimiento cambiante del público.  

“La variación en el sentido de la belleza, o la ausencia de ésta, contribuye también a la lectura de un cuadro. El transcurso del tiempo no hace sino conferir a la obra de arte nuevos significados. Estas consideraciones reconocen la posibilidad de que una obra de arte admita muy diversas miradas, aunque, cuantas más claves de interpretación tenga el observador para aplicar, más rica será su mirada”, puntualizó Rey. 

El profesor Calvar recordó el significado que se le adjudicaban a determinados elementos propios del arte durante la Edad Media, de fuerte predominancia religiosa, para realizar la comparación con una obra contemporánea, pintada por un artista aragonés en el año 2003, en la que se advierte una nueva clave de la intencionalidad religiosa en la pintura. El propósito del docente fue dar a conocer a los participantes la vigencia de varias claves que se mantienen desde hace más de seis siglos. 

Al finalizar, los expositores animaron al público a no dejarse intimidar por el arte y a ser capaces de observar sin prejuicios una obra atendiendo a la información que se proporcione en el lugar de la muestra. El evento atrajo preguntas e intercambios entre los invitados y el público que determinaron una velada enriquecedora.