10.11.2017 |

“El cine nacional necesita una inyección de originalidad”

Patricia Boero, productora y consultora internacional, brindó una charla en FCOM sobre el pasado, presente y futuro del cine nacional

Patricia Boero, productora y consultora internacional de cine y televisión, dio una charla a alumnos de la Facultad de Comunicación (FCOM) de la UM. Boero cuenta con una amplia experiencia en la industria audiovisual. Durante muchos años apoyó al cine Latinoamericano desde los Estados Unidos en las Fundaciones Rockefeller y MacArthur. Fue Directora del Programa Internacional del Instituto Sundance y Directora Ejecutiva de Latino Public Broadcasting.

En Uruguay formó parte de la cadena Al Jazeera English y trabajó como  productora ejecutiva de la serie Viewfinder Latin America, como programadora del Festival de Cine de Punta del Este y como asesora en DocMontevideo. Además, ha sido jurado de ICAU y participó en festivales de cine en La Habana, Guadalajara, Los Ángeles, y San Francisco.

Boero, desde su perspectiva, habló de sus experiencias y percepciones sobre el cine Latinoamericano, principalmente del uruguayo, en una charla que inició con un simple concepto en torno al cual giró el resto de su ponencia: “El éxito no está asegurado”.

A partir de su experiencia con el cine de ficción en el Instituto Sundance y sus vivencias como jurado de ICAU, Boero analizó el transcurso del cine en Uruguay y sus diferencias con el Latinoamericano.

Afirmó que el cine uruguayo se divide en etapas. Explicó que un pasado gris le otorgó una reputación de cine lento y aburrido que, con el paso del tiempo, fue cambiando. “Tiene que haber mucha confianza, posibilidad y crítica para que se dé el chispazo que hizo que el cine uruguayo se abriera camino”, comentó Boero haciendo referencia a 25 watts y Whisky, películas nacionales de Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, que le dieron inicio a una nueva era del cine nacional.

Basada en el cambio que generaron estas dos películas, la productora y consultora internacional aseguró que “hay que agarrar ‘las ventanitas’ donde ocurran, los fondos llegan y se van”, y es por este motivo, que en el cine el éxito no está asegurado y hay que tomar riegos.

En referencia a la actualidad de la industria audiovisual en Uruguay, Boero comentó: “Lo que me complace, pero a la vez me preocupa, es que están aumentando las producciones. En el 2016 hubo 16 títulos. En el 2017, 21 títulos. Pero a medida que sube la cantidad de películas baja el público y sin él no hay cine”.

Tras manifestar esta preocupación, Boero comentó que “lo que necesita el cine uruguayo es una inyección de originalidad”. Por último afirmó que “la calve del futuro está en la singularidad de las temáticas, de los géneros y de los estilos. Hay que agilizar el ritmo. La regla del mercado hoy va más a los 30 minutos”.