09.11.2017 |

Expertos expusieron sobre posible reforma laboral

La Facultad de Derecho de la UM y el estudio Pérez del Castillo y Asociados organizaron el encuentro “Perspectivas sobre una posible reforma laboral en Uruguay”

Al igual que en otros ámbitos, distintos fenómenos sociales y tecnológicos han influido en el mundo del trabajo. Esos cambios, plantean interrogantes en materia legislativa. Por esa razón, la Facultad de Derecho (FDER) de la UM y el estudio Pérez del Castillo y Asociados organizaron el encuentro “Perspectivas sobre una posible reforma laboral en Uruguay”. Los ponentes fueron profesionales relacionados al derecho laboral: Dr. Gerardo Cedrolla, Dr. Hugo Barreto, Dr. Juan José Fraschini y Dr. Juan Raso. Y los moderadores, el Dr. Santiago Pérez del Castillo y el decano de FDER Dr. Nicolás Etcheverry.

Durante el evento el lunes 6 de octubre en la sede central de la UM, el Dr. Cedrolla hizo hincapié en que una reforma laboral no significa necesariamente una desregulación. Opinó que las reformas deben apuntar a los cambios necesarios para mejorar la eficiencia y, para ello, es necesario medir si suben las tasas de empleo o disminuyen las tasas de desempleo.

El profesor de Relaciones Laborales de la ORT y profesor invitado del Posgrado de Derecho del Trabajo de la UM agregó que el objetivo de las reformas debería ser siempre buscar la mayor protección de los trabajadores con las mejores herramientas posibles. Sobre esto, indicó que fenómenos actuales, como la adaptabilidad, flexibilidad laboral, innovación tecnológica y digitalización, llevan a replantear el concepto de jornada de trabajo, control de horas extra o los períodos de descanso, entre otros.

El Dr. Barreto, profesor titular de Derecho Laboral de la UdelaR y secretario de redacción de la revista “Derecho Laboral”, manifestó que toda reforma laboral es, de cierta manera, una reforma política, y es necesario precisar qué se entiende por “reformismo”. Afirmó que para comprenderlo hay que determinar cuáles son los problemas y vacíos que tiene nuestro país, antes que procurar revisar o copiar fenómenos de otros países.

Hizo algunas advertencias para estar alerta a un posible viraje del derecho laboral hacia el derecho civil y a los efectos de que la negociación se torne demasiado individualista o demasiado colectiva pero a nivel empresarial, con lo que se podría dar un reforzamiento de los poderes de los empleadores. Por otra parte, añadió que la reforma laboral en los hechos ya está ocurriendo, sin necesidad de que se plasme en normativas concretas. Indicó que es invisible y ocurre en diversas negociaciones colectivas que se van dando en forma paulatina y persistente.

El Dr. Fraschini, integrante del Consejo Superior Tripartito del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y profesor invitado del Posgrado de Derecho del Trabajo de la UM, destacó la necesidad de recuperar la competitividad uruguaya en un mundo cada vez más globalizado e interdependiente. Para lograrlo, opinó que los costos laborales no pueden seguir en alza y para mostrar esto señaló lo que cuesta a cualquier empresa un trabajador y cuál es el ingreso final que percibe ese mismo empleado.

Al igual que Cedrolla, destacó la importancia de dar un nuevo enfoque e interpretación a la jornada laboral y a los tiempos de trabajo, en especial cuando la mujer, el cuidado de la familia y la capacitación en todos los ámbitos juegan roles cada vez más claves e importantes en el mundo del trabajo. Entiende que la extensión de dos a cinco años de la prescripción por créditos laborales no hace más que extender las especulaciones, la inseguridad y los recelos entre empleadores y empleados. Por último, alentó a levantar los puntos de mira, tener visión de largo aliento, terminar con las soluciones facilistas de corto plazo y tender a más políticas de Estado también a nivel laboral.

El Dr. Raso planteó el contexto global sobre este tema y destacó que en la actualidad los poderes de los Estados y los gobiernos fuertes del Siglo XX han sido reemplazados por los poderes de las grandes empresas trasnacionales, así como por organizaciones criminales y terroristas cada vez mejor equipadas y con fuertes recursos. Indicó que es ahí donde habrá que aprender a negociar mejor para conseguir empleados eficaces y a la vez honestos y confiables.

Asimismo, destacó el rol de las nuevas tecnologías en las que los robots cada vez jugarán papeles más destacados, inclusive en el mundo de la salud. Como ejemplo, señaló que los porcentajes de automatización que más han crecido en los últimos veinte años se dieron en el sector rural, forestal y agrícola.

Por último, señaló el papel cada vez más preponderante que tendrán los fenómenos migratorios y los jóvenes en el mundo del trabajo, pues ambos supondrán una modificación fuerte en la cultura y la ética del trabajo. Sobre esto, dijo que la velocidad de los cambios y el acostumbramiento a esos cambios supondrá, cada vez más, la necesidad de saber cómo retener trabajadores antes que saber cómo prescindir de ellos.