11.09.2017 |

Un espacio donde los alumnos son protagonistas

El Z ROOM de la UM amplió su capacidad para que más estudiantes puedan tener clases en el escenario que busca fomentar la innovación y una actitud proactiva

Alcanzar la meta de mundo universitario en donde los estudiantes sean protagonistas y jueguen en primera línea depende de muchas cosas. Una de ellas es la arquitectura, el diseño y las herramientas disponibles para trabajar en clase. En la UM, este replanteo del lugar para que surja un espacio en el que la transmisión de conocimiento vaya empapada de una actitud más proactiva de los alumnos tiene nombre: Z ROOM

Así lo aseguraron la directora de Initium, Josefina Maisonnave, y la reciente graduada de la Facultad de Ingeniería de la UM (FIUM) y actual miembro de Initium, Romina Dominzaín. “Tener un salón como el Z ROOM en la universidad es una gran ventaja a la hora de hacer trabajos en equipo y actividades interactivas".

Estos espacios, que cuentan con una nueva zona más amplia en la sede central de la Univesidad, y con otra en la sede de Ingeniería, fueron impulsados por Initium. Ahora, dos espacios se transforman en un salón amplio con capacidad para 80 personas.

En la siguiente entrevista, Maisonnave habla sobre las ventajas de la incorporación de los Z ROOM, y la ampliación del espacio:

¿Cuáles son las ventajas de tener salones Z ROOM en la UM? 

Los Z ROOM se inspiran en los salones que tiene el d.school, Instituto de Diseño Hasso Platter, de Stanford University. Es un concepto que fomenta el dinamismo en las aulas y cursos. El objetivo de tener estos dos salones, que se transforman en uno amplio al remover un panel, es crear espacios que fomenten el pensamiento creativo e innovador con más libertad, y con capacidad de albergar más estudiantes. El espacio se adapta según la necesidad de la dinámica de la clase: promueve el trabajo en equipo, en mesas de trabajo, pero también puede usarse para presentar el salón como un auditorio tradicional. Gracias a la posibilidad de unir dos salones que cumplen esta función, el espacio permite una mayor convocatoria para las clases y eventos.  

¿Qué tipo de cursos se realizan en este espacio?

Los salones se pueden adaptar a cualquier tipo de curso. Sin embargo, existen algunas asignaturas y eventos académicos que pueden aprovechar más las ventajas de un espacio moldeable. Son aquellos que, además de utilizar las formas tradicionales de estudio, involucran dinámicas de trabajo en equipo, o con más espacio libre de sillas y mesas. Por ejemplo, un curso de improvisación. Diría que el Z ROOM genera diferentes esquemas de trabajo. Es como una especie de escenario durante una obra de teatro, que podés montar y desmontar, según la necesidad de cada escena de la obra.

¿Qué cambios de dinámica has notado en los alumnos y su relación con el profesor en este espacio?

Es una estructura que le permite al profesor movilizarse por toda el aula, facilitando un ambiente más participativo en el que los alumnos pasan a ser el centro, lo cual es una tendencia mundial a nivel académico. La disposición de mesas y sillas (que sustituyen a la silla con posa brazo), facilita compartir y discutir ideas. Además, cuando los espacios están libres, los alumnos pueden reunirse para estudiar allí. Al principio genera un poco de resistencia porque no estamos acostumbrados a tener tantos colores y materiales disponibles en un aula. Pero una vez que usas este esquema, para varios cursos no hay vuelta a lo tradicional. Se trata de las primeras experiencias. Todos los años hacemos una encuesta enfocada a los diferentes actores involucrados, con el objetivo de entender si dan resultado o no para las diferentes materias, y detectar oportunidades de mejora para implementar al año siguiente.