10.02.2017 |

Una aplicación contra el deterioro cognitivo

Con ocasión del Día Internacional de la mujer y la niña en la Ciencia entrevistamos a la Ing. Analía Conde, que nos habló sobre su actual proyecto

Según el estudio “Pisa in Focus” de 2012 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en Uruguay el 11% de los estudiantes se plantea estudiar una carrera relacionada con la ingeniería o la informática. De esa cantidad, más del doble son varones. Sin embargo, la Facultad de Ingeniería de la UM (FIUM) recibe, cada año, a más alumnas. El año pasado un 30% de los estudiantes eran chicas, una cifra mayor a la de generaciones anteriores.

Con datos de una investigación de la Universidad de California, Lina Nilsson, directora de Innovación en el Centro Blum para Economías en Desarrollo de esa universidad, argumenta “si el contenido del trabajo tuviera más significado social”, muchas más mujeres elegirían estas carreras.

Con ocasión del 11 de febrero, Día Internacional de la mujer y la niña en la Ciencia, entrevistamos a Analía Conde, egresada y actual investigadora y profesora de la FIUM, sobre una investigación que busca dar herramientas para ayudar a enlentecer el deterioro cognitivo de las personas mayores.

La investigación surgió a partir de un pedido del Hospital Piñeyro del Campo. El deterioro cognitivo tiene como síntomas, entre otros, la pérdida de memoria, de atención y de fluidez al hablar. Existen ejercicios que ayudan a enlentecerlo. Pueden hacerse con papel y lápiz o en una computadora. Éstos últimos presentan algunas ventajas, pero son pagos y el hospital no puede financiarlos.

Por esa razón, Analía dedicó la tesis de su maestría a desarrollar una aplicación con este fin. Plan Ibirapitá prestó por un período de 18 meses 60 tablets para realizar un plan piloto en el Hospital Piñeyro del Campo.

Con la aplicación ya pronta, 60 pacientes del hospital recibirán en marzo una tablet. A través del Voluntariado de la UM (VUM), estudiantes de la universidad capacitarán durante un mes y medio a los pacientes del hospital sobre la forma de usar las tablets. Analía contó que realizarán un seguimiento de un año de estos 60 pacientes y de 30 más que no recibirán una tablet, de forma de poder ver la evolución de aquellos que utilicen la aplicación.