07.09.2015 |

Proyecto innovador: clases de Inglés a distancia

Los alumnos de Magisterio Bilingüe y Profesorado de Inglés enseñan el idioma a estudiantes de distintos puntos del país a través del programa de Plan Ceibal y British Council

Son casi las 9:30 hs. del viernes y Elisa Machado llega a la puerta de un salón de clases. Del otro lado, hay un pizarrón blanco y marcadores de colores pero, a diferencia de cualquier otro salón, no hay bancos y sillas sino un gran televisor con una cámara en la parte superior. Elisa entra y prende la pantalla. Aparecen niños vestidos con túnica blanca junto a su maestro. Son los alumnos de 5º año de primaria de la Escuela Nº 117 de San José.

“Good morning children”, los saluda Elisa. A continuación pasa la lista de la clase. “Remember the names of the different shops?”, pregunta la maestra en el salón ubicado en la Facultad de Humanidades y Educación (FHUM) de la UM. “Yes”, contestan los alumnos en la Escuela de San José.

Escenas similares a esta se repiten varias veces a la semana. Los maestros van rotando, son alumnos de la carrera de Magisterio Bilingüe y de Profesorado de Inglés de la FHUM de la UM. Cada uno tiene asignado grupos de primaria de distintas partes del interior del país y les enseña Inglés a través de una videoconferencia como parte del programa de Plan Ceibal y British Council.

El Plan Ceibal en Inglés comenzó en Uruguay en 2012 por un acuerdo firmado con British Council, contó Lucía Bervejillo, Directora del Departamento de Educación y Directora del Departamento de Lenguas Extranjeras de la FHUM de la UM. El British Council es una organización británica que tiene como fin promover la enseñanza del inglés y la cultura de ese país alrededor de todo el mundo.

El proyecto está concebido para que profesores de inglés, en este caso alumnos de Magisterio Bilingüe y de Profesorado de Inglés, puedan dar clases a alumnos a larga distancia. El profesor que da las clases se titula remote teacher (profesor remoto) y trabaja en coordinación con el maestro de clases, que muchas veces no sabe inglés.

En la clase con los alumnos de San José, Elisa enseña a los chicos los nombres de los diferentes locales de un barrio: panadería, carnicería, etc. Junto a esto, aprenden también preposiciones y los puntos cardinales. Elisa nombra a cada alumno y les hace preguntas sobre lo que les enseña. Luego, abre un juego en donde se ve un carro de supermercado que recorre diferentes góndolas mientras los alumnos deben nombrar en inglés los productos que les mostró antes. Las herramientas para la clase están diseñadas por British Council.

Además del grupo de San José, Elisa da clases a otro grupo de Salto. “Me parece que es una gran oportunidad para acercar a niños que quizás si no fuera por este programa, difícilmente tendrían acceso al idioma”, señaló.

“Entré a la UM en el año 2012 con mucho entusiasmo de cursar la carrera que siempre sentí como mi gran vocación”, contó Elisa. “Creo que desde el rol de docentes podemos dejar una semilla en nuestros alumnos, que luego dará su fruto y que podrá ser volcada a la sociedad para un mundo mejor”, dijo.

Otra de las alumnas que realiza estas prácticas es Carolina Lautaret. Estudia 2º año de Profesorado de Inglés en la UM y da clases a unos treinta alumnos de 5º año de primaria de Rivera. Carolina considera que las prácticas por videoconferencia son “una experiencia muy buena”. Además, señaló: “Son muchos niños y de contextos diversos con una cultura propia, ya que viven en la frontera con Brasil. Lo lindo es transmitirles que pueden aspirar a aprender otro idioma y que son capaces de hacerlo. Eso y mucho más”.

Sobre la elección de la carrera expresó: “Siempre me gustó el Inglés y me di cuenta de la gran falta de docentes titulados que hay en nuestro país. En el momento en que iba a entrar a facultad, la UM estaba ofreciendo becas y fue un buen momento para comenzar este viaje”.

Otra de las estudiantes de la UM que enseña Inglés en este proyecto es Josefina Sena. Cursa 4º año de Magisterio Bilingüe y da estas clases a 4 grupos de primaria —también de Rivera— de dos escuelas distintas.

En relación a esta experiencia, Josefina afirmó: “Es una gran oportunidad para que la enseñanza del Inglés llegue a la mayor cantidad de escuelas posibles”. Al igual que las otras dos estudiantes entrevistadas, Josefina explicó que el éxito de la enseñanza depende de la coordinación con el maestro de clase que está presente en la clase de la videoconferencia y debe colaborar con la remote teacher y que además es el responsable de otras dos clases que se dan en la semana en las que los alumnos realizan prácticas con ejercicios que reciben de la primera clase. “Hay que recordar que muchos de los maestros de clase no saben Inglés, lo están aprendiendo juntos con los niños, y esa dedicación debe ser plenamente reconocida”, resaltó Josefina.

En relación a la elección de la carrera, Josefina contó: “Decidí estudiar Magisterio porque me gusta trabajar con niños. Creo que enseñar es uno de los actos más humanos que puedan existir: los niños dependen de nosotros hoy para poder aportar a la sociedad en el futuro”.

La clase de Elisa está por terminar y pone nuevamente el juego del supermercado. Esta vez, avanzan un nivel más. “Very good, let´s see a clap”, les dice. Los alumnos aplauden con entusiasmo. Elisa le pide a Javier, el maestro, que hagan los deberes en las dos clases que tienen con él en la semana. Los despide y apaga la pantalla.