30.10.2017 |

Alumni mano a mano con Nicolás Jodal

En un almuerzo exclusivo para graduados de la UM, el fundador y director de Genexus habló sobre bitcoin y blockchain

Alumni UM cerró su ciclo de almuerzos exclusivos para graduados de la Universidad el 18 de octubre en el restaurante El Berretín. En esta oportunidad los egresados compartieron mesa con Nicolás Jodal.

El fundador y director de Genexus comenzó contando que bitcoin es un invento tecnológico creado en 2009 por Satoshi Nakamoto, una figura anónima que nunca habló físicamente con nadie y que siempre se comunicó por medio de mails cifrados. Según Jodal, Nakamoto era un liberal al extremo que diseñó un sistema digital de licencia libre, que se mantiene en funcionamiento únicamente a través de sus usuarios en cualquier parte del mundo, y que no necesita de intermediarios. “No quería depender de nadie. Entonces resolvió cómo girar dinero electrónico sin bancos que controlen las transacciones. Acá, en mi celular, tengo todo un blockchain completo, cualquiera lo puede tener. Está descentralizado, y eso lo hace indestructible. Pero, ¿cómo hacer para que esto esté en todos lados y sincronizado? Ése es el invento de Satoshi, sincronizar algo que, por naturaleza, nunca va a estar sincronizado”, indicó.

Respecto a la seguridad del sistema, Jodal afirmó que hasta el momento nadie ha conseguido hackearlo. Sólo es posible que alguien robe bitcoins si sabe la contraseña de la billetera virtual de otra persona. “A las cuentas de bitcoins las crea cualquiera. Es más, se puede crear la cantidad que uno quiera. La cuenta es anónima, pero cien por ciento transparente, en caso de que quiera girarle un bitcoin a alguien. Lo que me da esa cuenta es un número muy grande que tiene una clave pública y una clave privada. Esta última no es un password, es un número muy grande, imposible de memorizar, por lo tanto, hay que guardarlo con mucha cautela. Si pierdo esa clave secreta pierdo absolutamente todo, porque los bitcoins no están en ningún lado físico”, explicó.

Esta moneda es deflacionaria, su precio va a seguir subiendo indefinidamente. De todas formas, el bitcoin no funciona como medio de pago, pero sí como depósito de valor. “Hoy tiene, más o menos, unas 250 mil transacciones diarias en el mundo. No es nada. No tiene velocidad de circulación. Nadie quiere pagar nada con bitcoins. Si yo los compro, después no los muevo nunca más. Los guardo y, si alguna vez necesito usarlos por alguna razón, vendo un pedacito y nada más. Por lo tanto, no es un competidor del dólar, es un competidor del oro, porque tiene un valor intrínseco”, afirmó Jodal.

Sobre el misterio del creador de la criptomoneda, añadió que en el 2012 Nakamoto desaparece, generando una gran variedad de teorías de conspiración: “Lo único que sabemos es que tiene un millón de bitcoins, que hoy serían unos 5 mil millones de dólares. No falta nada para que sea la persona más rica del mundo”.